lunes, 14 de septiembre de 2009

¿Cómo se producen las infecciones?

Los virus informáticos se difunden cuando las instrucciones o código ejecutable que hacen funcionar los programas pasan de un ordenador a otro. Una vez que un virus está activado, puede reproducirse copiándose en discos flexibles, en el disco duro, en programas informáticos legítimos o a través de redes informáticas. Estas infecciones son mucho más frecuentes en las computadoras que en sistemas profesionales de grandes ordenadores, porque los programas de las computadoras se intercambian fundamentalmente a través de discos flexibles o de redes informáticas no reguladas.
Los virus funcionan, se reproducen y liberan sus cargas activas sólo cuando se ejecutan. Por eso, si un ordenador está simplemente conectado a una red informática infectada o se limita a cargar un programa infectado, no se infectará necesariamente. Normalmente, un usuario no ejecuta conscientemente un código informático potencialmente nocivo; sin embargo, los virus engañan frecuentemente al sistema operativo de la computadora o al usuario informático para que ejecute el programa viral.
Algunos virus tienen la capacidad de adherirse a programas legítimos. Esta adhesión puede producirse cuando se crea, abre o modifica el programa legítimo. Cuando se ejecuta dicho programa, ocurre lo mismo con el virus. Los virus también pueden residir en las partes del disco duro o flexible que cargan y ejecutan el sistema operativo cuando se arranca el ordenador, por lo que dichos virus se ejecutan automáticamente. En las redes informáticas, algunos virus se ocultan en el software que permite al usuario conectarse al sistema.
La propagación de los virus informáticos a las computadoras personales,
servidores o equipo de computación se logra mediante distintas formas, como por ejemplo: a través de disquetes, cintas magnéticas, CD o cualquier otro medio de entrada de información. El método en que más ha proliferado la infección con virus es en las redes de comunicación y más tarde la Internet. Es con la Internet y especialmente el correo electrónico que millones de computadoras han sido afectadas creando pérdidas económicas incalculables.
Hay personas que piensan que con tan sólo estar navegando en la Internet no se van a contagiar porque no están bajando archivos a sus ordenadores, pero la verdad es que están muy equivocados. Hay algunas páginas en Internet que utilizan objetos ActiveX que son archivos ejecutables que el navegador de Internet va ejecutar en nuestras computadoras, si en el ActiveX se le codifica algún tipo de virus este va a pasar a nuestra computadoras con tan solo estar observando esa página.
Cuando uno esta recibiendo correos electrónicos, debe ser selectivo en los archivos que uno baja en nuestras computadoras. Es más
seguro bajarlos directamente a nuestra computadora para luego revisarlos con un antivirus antes que ejecutarlos directamente de donde están. Un virus informático puede estar oculto en cualquier sitio, cuando un usuario ejecuta algún archivo con extensión .exe que es portador de un algún virus todas las instrucciones son leídas por la computadora y procesadas por ésta hasta que el virus es alojado en algún punto del disco duro o en la memoria del sistema. Luego ésta va pasando de archivo en archivo infectando todo a su alcance añadiéndole bytes adicionales a los demás archivos y contaminándolos con el virus. Los archivos que son infectados mayormente por los virus son tales cuyas extensiones son: .exe, .com, .bat, .sys, .pif, .dll y .drv.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada